miércoles, 10 de marzo de 2010

Construcción de la Ciudadanía - Primer Año - Instituto José C. Paz

Clases del 10 de marzo de 2010 (1° A), 11 de marzo de 2010 (1° B)
Material de trabajo y consignas.


A- Respondan individualmente el siguiente cuestionario:
1- ¿Hubo peleas en las clases en años anteriores? ¿Por qué?
2- ¿Hubo compañeros que se sentían mal o que molestaban a los demás? ¿Qué pensás sobre ello? ¿Por qué creés que ocurre?
3- ¿Te cuesta cumplir las normas de convivencia? ¿Por qué?
4- Si un compañero está preocupado o lo ves triste, ¿qué harías y por qué?
5- ¿Cómo te gustaría que fuese la convivencia en tu clase?
6- ¿Y la convivencia dentro de la escuela con todos los alumnos?
Escribí 6 normas que permitirían lograr lo que contestaste en las dos últimas preguntas.
B - En grupo, dialoguen acerca de las respuestas que escribió cada uno.
3- Lean el cuento El deductivo señor Tábano
4- Conversen en el grupo sobre el cuento y relacionen sus conclusiones con las respuestas del cuestionario.
5- Ahora, expongan sus ideas al resto de la clase. Cada grupo tiene 5 minutos para su exposición.

El deductivo señor Tábano
El señor Tábano era el nuevo responsable de la oficina de correos de la pradera. Le había costado mucho obtener aquel trabajo tan respetado viniendo desde otro jardín y según él lo había conseguido gracias a sus grandes dotes deductivas. Y aquel primer día de trabajo en cuanto vio aparecer por la puerta a don escarabajo la señora araña la joven mantis y el saltamontes ni siquiera les dejó abrir la boca:
- No me lo digan no me lo digan. Seguro que puedo deducir cada uno de los objetos que han venido a buscar- dijo mientras ponía sobre le mostrador un libro una colchoneta una lima de uñas y unas gafas protectoras.
- La lima de uñas será para doña Araña sin duda. De tanto arañar tendrá que arreglarse las uñas.
- La colchoneta -prosiguió aún sin dejarles reaccionar- sin pensarlo se la entrego al señor saltamontes pues debe entrenar sus saltos muy duramente para mantenerse en forma. Las gafas tienen que ser para el escarabajo todo el día con la cara tan cerca del suelo obliga a protegerse los ojos. Seguiremos con este gran libro que seguro es una Biblia; tendré que entregárselo a la joven mantis religiosa a la que pido que me incluya en sus oraciones. Como verán...
No le dejaron concluir. Lo de la mantis conocida en la pradera por haber renunciado a su apellido de religiosa fue demasiado para todos que estallaron a reír en carcajadas...
- Menudo detective está hecho usted - dijo el saltamontes entre risas-. Para empezar doña araña viene por el libro ella es muy tranquila y por supuesto que no araña a nadie. La colchoneta es para el señor escarabajo que gusta de tumbarse al sol todos los días en su piscina ¡y lo hace boca arriba!... nuestra coqueta la mantis por suspuesto quiere la lima de uñas y al contrario que doña araña no tiene nada de religiosa. Y las gafas protectoras son para mí que como ya no veo muy bien me doy buenos golpes cuando salto por los montes...
- Ajá - interrumpió el tábano recuperándose un poco de la vergüenza- ¡luego usted sí salta montes!
- Yo sí -respondió el saltamontes- pero como verá guiarse por sus prejuicios sobre la gente para hacer sus deducciones provoca más fallos que aciertos...
Cuánta razón tenía. Sólo unos días más tarde tras conocer en persona a los insectos del lugar el propio señor Tábano se reía bien fuerte cuando contaba aquella historia de sus deducciones hechas a partir de sus prejuicios antes incluso de conocer a nadie. Y comprendió que juzgar algo sin conocerlo es cosa de necios.

Clases 17 y 18 de marzo


LA LIBERTAD Y LA RESPONSABILIDAD
La libertad en la acción
El lobo y el perro
Un Lobo muy flaco y muy hambriento iba en busca de alimento. Se encontró con un Perro tan relleno que le dijo: “Me extraña que estés de tan buen aspecto. Yo, que soy más sagaz, parezco un retrato de la muerte”. El Perro respondió: “Sin duda alguna, lograrás, si tu quieres, mi fortuna. Deja el prado, retírate al poblado; servirás de portero a un rico caballero, sin más ocupaciones que defender las casa de los ladrones”
“Acepto, así me libraré de la fatiga a que el hambre me obliga”. A paso diligente, iban marchando juntos amigablemente. El lobo, mirando al Perro, le dijo: “He reparado en que tiene el pescuezo algo pelado. ¿Qué es eso?” El Perro respondió: “No es más que la señal de la cadena; me sueltan cuando comen mis señores, y me reciben a sus pies con mil amores: me tiran pan y huesos; me halagan, pasándome la mano por el lomo; yo meneo la cola, callo y como”. “Todo eso es bueno, dijo el Lobo. Pero estás preso: jamás sales de la casa, ni puedes ver lo que en el pueblo pasa. Amigo, la amada libertad que yo consigo no he de cambiarla por tu próspera fortuna. Marcha a vivir encarcelado; no serás envidiado por quien pasea el campo libremente, aunque tu comas tan glotonamente; porque al fin y al cabo, no hay manjar para un esclavo”.
Félix María Samaniego: Fábulas morales
Buenos Aires: La Página, 2002 (adaptación)
Reunidos en grupos, lean esta fábula e intercambien opiniones sobre los siguientes puntos.
• ¿Cuál es el mensaje que nos deja esta fábula?
• ¿Por qué el Lobo termina rechazando la oferta que le hace el Perro?
• ¿Piensan que el Lobo de esta fábula es un ser libre? ¿Y el Perro? ¿Por qué?
• Comparen esta discusión entre el Lobo y el Perro con alguna situación de la vida real.
• El Lobo y el Perro de esta fábula están humanizados. Pero ¿los animales reales son seres libres? ¿Por qué?

Para el 25 (jueves) y 31 (miércoles) de marzo según corresponda a 1º A ó 1º B, sacar fotocopias del libro páginas 12 a 21.

1 comentario:

  1. Muchas gracias por compartir tus propuestas. Son muy atractivas y la selección de textos es adecuada a los conocimientos de los chicos y los contenidos abordados. Un abrazo. Adriana.

    ResponderEliminar